Pequeñas grandes huellas… (Por Dr M. Barrera)

OPINION
VIERNES 21 DE ABRIL DE 2017 - 12:08
Pequeñas grandes huellas… (Por Dr M. Barrera)

Si me pregunto cuántos niños hemos operado desde aquel julio del 2007 cuando regrese a mi querido Hospital, la respuesta será alrededor de mil… muchos… hemos ganado y hemos perdido, pero siempre lo hemos hecho con la mayor responsabilidad y profesionalismo, reconociendo nuestros límites sabiendo que existen colegas que pueden hacerlo mejor y por lo tanto los derivamos, y sin ninguna duda le damos esa oportunidad que se merecen nuestros pequeños pacientes, pero eso… eso son las estadísticas.

https://twitter.com/noticiasdel6
https://www.facebook.com/canalseisposadas
WhatsApp
Telegram
Imprimir

Hoy quiero contarles de las pequeñas grandes huellas que cada uno de estos pacientes, nos dejan… me dejan.

A esta altura, creo que todos conocen la historia de Raimond, que ayer cumplió un año de vida, y su joven madre, en otro acto de madurez, enseñanza y reconocimiento, decidió festejar su Primer Anito, en el Hospital Materno Neonatal, que le brindó la oportunidad científica, con el que junto a el amor de su familia logro superar la adversidad.

Un breve repaso, Priscila (la mama de Raimond) quedo embarazada, sufrió el abandono de su pareja, le dijeron que su bebe tenía una grave malformación cerebral, encefalocele occipital, (parte de su cerebro se había formado fuera del cráneo), le sugirieron abortar, se negó y eligió con valentía llevar adelante su embarazo… Nació, soporto siete cirugías y hoy celebra la vida… 

Como les decía, muchos pacientes han sido operados por nuestro equipo, muchos pacientes han pasado por mis manos… y cada uno deja sus pequeñas huellas, en nuestro libro de la vida…

Cada uno deja una enseñanza, una enseñanza llena de valores, como la dignidad, la humildad, el ser agradecido, la sencillez y la extraordinaria simpleza de nuestra gente…

No siempre es fácil… no siempre es fácil aceptar los diagnósticos, tratamientos agresivos e internaciones prolongadas… A veces fallamos en la comunicación y no logramos transmitir lo suficientemente claro y eso puede minar la confianza de los padres en nuestra atención. Pero todo esto forma parte de las reglas de juego… Para muchos seremos dioses y para otros seremos los peores…Y tan solo somos apasionados, que damos el cien por ciento por nuestros pacientes…

Pero les decía cada uno nos deja algo, alguno mucho más que otros establecen una relación más profunda, más estrecha… no se decirles porque, pero sucede…

Tengo una mala memoria para los nombres propios (por no decir pésima), pero la Historia de Raimond, ha dejado sus huellitas muy marcadas en mi corazón, en el de mi familia, tal es así que esposa Carmen estuvo presente mientras festejábamos su cumpleaños, y esto me llevo a reflexionar!!
Y entonces recordé a Dante Guerrero, mi primera craneosplastia en el Hospital de Iguazú, a Agustín Cegarra y Agustín Ocampo, (los Agustines), Martin Bernal, Jazmín Sequeira, Mariángeles Oviedo…

Niños y sus familias que me han ensenado, que aun en la adversidad hay que seguir adelante, que no hay que perder la fe, que el amor de la familia es el primer remedio… que la ciencia, la fe y el amor, son un mix pueden cambiarlo todo… 


Mi profesión ya me ha dado más de lo que hubiera imaginado, Raimond me ha mostrado el camino, el de la superación, la búsqueda de la excelencia, puesto que mucho de lo que se hizo fue un desafío y la primera vez en nuestro medio…

También me mostro el camino de los milagros… Me hubiese gustado que mi madre y mi hermanita recorrieran a mi lado esta parte del camino, poder ver, poder sentir lo felices y orgullosas que estarían al contemplar lo que hago… mi corazón y fe me dicen, que donde quieran que estén, se sienten orgullosas… nada más me hubiera gustado…

Dr. Mario Armando Barrera.
Neurocirujano Infantil.
Especialista en Pediatría.
Post grado en Atención Primaria de la Salud.



Inicio  |  Top  |  Imprimir
El ahorro de papel nos ayuda a proteger el medio ambiente. Imprima solo lo necesario.